PelandusKa

PelandusKa
El blog de mi escarabajo pelotero

martes, 24 de abril de 2007

Me lo dijo Pérez. que estuvo en Mallorca (y II)

Día +127. Kilómetros = 7.105

La segunda etapa (primera ya en Mallorca) fue la más intensa, no solo por los kilómetros realizados (más de 340) sino también por las cosas que vi y todo lo que hice, sobre todo montado en moto.



Empecé la jornada sobre las 9 de la mañana yendo a un ritmo tranquilo en dirección a Cala Ratjada (curioso porque ahora las señales indicadoras de la carretera pone Cala Rajada, hace 4 años estoy seguro que ponía Cala Ratjada)... Allí me dirigí directamente a su faro desde donde se pueden ver buenas vistas de la costa. Tras unos minutejos de contemplación cual guiri alemán cogí la Pelanduska y marché al siguiente punto de destino: Alcudia



En Alcudia me paré a tomar un café y ya puestos estaba entre elegir un capuccino o un capuccino italiano. Ante esto no me quedaba otra que preguntar que diferencia había entre estos dos tipos de capuccino. Al parecer el capuccino a secas la crema es aparte y el italiano es crema de leche propiamente dicho... que cosas. Hay que decir que el capuccino italiano era una delicia tomarlo, quizás me pase a este tipo de cafés.



Tras Alcudia y su puertito fui hacia Pollença y de ahí a Formentor, a visitar otro faro. Allí casi tuve un orgasmo (pensaba que lo iba a tener en Soller) pero es que las curvitas que rodean la costa eran preciosas. Eso sí, el asfalto era deprimente y encima estaba plagado de ciclista (en ese día si no vi más de 1.000 ciclistas de todo tipo no vi a ninguno).



Cuando llegué al faro de Formentor estaba lleno de turistas, casi todo ciclistas que no saben ir por carretera, pero bueno ¿qué le vas a hacer?. En los miradores había unas pedazo cabras que en un principio estaban muy tranquilas escapándose del sol y aprovechando cada sombra que había. Mi gran error fue abrir un paquete de cacahuetes que tenía en el baúl de la moto. Nada más oír el ruido del plástico se me acercaron dos cabras de estas dandome cabezazos. Hasta que no les lancé unos cuantos cacahuetes al suelo no me dejaron tranquilo. En cuanto se les acabaron volvieron a la carga Además, cuando quería coger la moto de vuelta, una de las cabras le dio por intentar abrir a cornadas el baúl de la niña, donde estaba la bolsa de cacahuetes abierta. La leche, no me dejaban en paz. Pero bueno me deshice de ellas.



Pasado Formentor era hora de empezar la caza y captura de la carretera que lleva a Soller. Ya conocía este camino cuando lo hice con un coche alquilado hace ya cuatro años. Ya entonces acabé cansadito yendo en cuatro ruedas... pero en dos fue peor... Tampoco hay muchas escapatorias para hacer un leve descanso, así que hasta que casi coroné no tuve un triste sitio para bajar de la montura.



Comer, lo que se dice comer, no comí mucho. Unos pocos cacahuetes que me quedaban y unas cuantas botellas de agua. Ya habría tiempo cuando llegara a Palma city. El tiempo que no empleé para buscar restaurante por Soller lo aproveché para seguir camino por las curvitas. Fui tirando hasta Deià. Al salir de esta población, me paré para contemplar el paisaje pero sobre todo para poner mi culo a descansar... Dios, el trasero me dolía en cualquier posición que me pusiera. Por si fuera poco, la rodilla derecha, cuando llevo el pantalón de cordura, no deja de dolerme cuando llevo encima de la moto más de una hora... O soy viejo o no logro la postura correcta.



Tras salir de Deià ya solo quedaba encarar hacia Andratx y de allí coger la autopista hacia Palma (poco antes vi un accidente en un cruce... muy típico salir sin mirar).



Cuando llegué a Palma no había restaurantes que me sirvieran por lo que recurrí a un Burguer King... por lo menos era comida caliente, basura pero caliente.



Volví al hotel para pegarme una duchita y descansar un poco hasta que fueran las 9, hora en que mi amigo Gachon salía del trabajo (trabaja en el aeropuerto).


Tras quedar con él cené otra vez con su familia, esta vez en su casa y jugamos un poco al ordenador y poco más tarde salimos a tomar un refrigerio a un disco bar donde habíamos quedado con otro buen amigo: Juma, el cual también acababa de salir del trabajo (no so digo en que trabaja, jejeje)


A las dos de la mañana ya tocaba retirada. El día siguiente también iba a ser de órdago.

1 comentario:

garrobito_alado dijo...

..Pues parece que te has dado una vuelta de aquella.. oye.. no sera que la cabra queria una vueltita?? mira tu tan desalmado!!